La Ternura

Marie Laforêt

Puedo vivir sin riquezas
Y pobre también
De señores y princesas
Muy poco se ven

Más vivir sin ternura
Yo no podré jamás
No, no, no, no
Yo no podré jamás

Puedo vivir sin la gloria
Que no es primordial
Sin que hablen en la historia
Lo mismo me da

Más vivir sin ternura
Que amarga sensación
No, no, no, no
Que amarga sensación

Que dulce es el querer
Qué bonito es sentir
Desear la ternura
Que nos viene al nacer

Verdad, verdad, verdad

La juventud en su fuego
Puede conocer
Que al amor rinde su juego
Con su gran placer

Pero sin la ternura
Es imposible amar
No, no, no, no
Es imposible amar

Un niño nos abraza
Lo hacemos muy feliz
Se marcha la tristeza
Al verla así vivir

Mi Dios, mi Dios, mi Dios
En nuestra inmensa armonía
Inmenso fervor
Debemos pedir al cielo
Que no hay corazón

Se imponga la ternura
Y que reine el amor
Reine el amor
Hasta que quiera Dios